Etiqueta: extranjero

Venezolanos en Argentina: Mi viaje desde Barcelona hasta Buenos Aires

[Venezolanos en Argentina] Tras varios días de haber llegado a Buenos Aires (Argentina), decidí escribir lo que ya había prometido en redes sociales: experiencias y relatos que he vivido en medio de un ambiente al que he tratado de acostumbrarme porque me despierto y duermo pensando que es otra hora por la larga duración del sol –es normal que ahora mismo oscurezca a las 8:30 PM y amanezca a las 5:00 AM-. Continue reading “Venezolanos en Argentina: Mi viaje desde Barcelona hasta Buenos Aires”

Un cupo de tres mil dólares se convirtió en el colchón de dos venezolanos en Nueva York

La historia de dos venezolanos en Nueva York. El año 2014 terminó con un informe donde destacaban que mil 107 venezolanos habían recibido asilo político en Estados Unidos durante 2013, es decir, tres exiliados por días, sumándose así al promedio de los 260 mil venezolanos de forma legal en el país norteamericano, cifra que es cuestionada porque podría ser mayor contando a los ilegales.

Sin embargo, los números hablan por sí solos. Estados Unidos se ha convertido en uno de los países casa de los venezolanos para emprender su futuro, huyendo de la inseguridad, crisis económica y pocas posibilidades de surgir en un país catalogado como el segundo más peligroso del mundo.

De acuerdo a una nota publicada en El Universal, titulada: Número de venezolanos en EEUU aumentó 135% en un período de catorce años, destacaron que en Nueva York, para mayo de 2014, habían 3 mil 580 venezolanos, cifra que no cuenta a Rafael Vásquez, Técnico Superior Universitario en Organización Empresarial y a Roberto Méndez, Ingeniero Industrial, quienes contaron para #EPDK cómo los ha tratado la capital del primer mundo desde hace cuatro meses aproximadamente.

A pesar de que estos dos venezolanos residían en diferentes ciudades, uno en Barquisimeto y otro en Barcelona, ambos viajaron con la misma cantidad de dinero: un cupo viajero que otorga el Gobierno venezolano para poder realizar viajes al exterior y como se trataba de Nueva York, recibieron el máximo en divisas, es decir, tres mil dólares.

Nueva York

Las circunstancias para emigrar también son parecidas, uno dijo: “Me fui de mi país porque la situación política, social y económica de Venezuela se ha venido abajo en los últimos años” y otro: “Mi decisión de irme del país fue debido al gran problema que hay actualmente en el país, la economía pésima, la inseguridad, la escasez y la calidad de vida no es con la que yo soñé alguna vez vivir”.

Sin embargo, a Vásquez lo sorprendió Nueva York. “Vine de turismo, y estando acá me di cuenta de la calidad de vida que tienen los habitantes si trabajan duro (…) trabajando duro en Venezuela jamás podría obtener las cosas que podría obtener acá. Así que decidí quedarme en la ciudad de las oportunidades. Nunca tomé el vuelo de regreso a Venezuela”, detalló.

“Decidí quedarme sin pensarlo mucho, solo quería un futuro mejor. Ya llevo cuatro meses en Nueva York, y cada día me convenzo que es la mejor decisión que he tomado en mi vida”, expresó el barquisimetano, quien trabaja para una institución del Estado.

Mientras que Méndez ya tenía todo planificado, a pesar de contar solo con el cupo viajero, para mudarse a Nueva York a finales de 2014. La decisión la tomó porque no encontraba trabajo como Ingeniero Industrial en Anzoátegui, estado donde la actividad industrial es activa comparada con otras regiones, desde que obtuvo su título en julio del año pasado.

“Me enfoqué en seguir trabajando en donde trabajaba para reunir y reunir e irme del país. La decisión era muy difícil, todos los días me daba vuelta la cabeza de tantas ideas y sobre todo el temor a lo desconocido”, narró.

Pero lo “desconocido” le ofreció una oportunidad, debido a que la cantidad de empleo en la ciudad estadounidense es “inmensa y fácil”, según relató el Ingeniero.

Méndez actualmente se está enfocando en aprender más el inglés, aunque aseguró que con saber lo básico se puede “defender”. “En las mayorías de los comercios siempre hay alguien que hable español o en las mismas calles escucharás tu lengua natal”, agregó el barcelonés.

A futuro espera poder ejercer su profesión en Nueva York, pero actualmente está trabajando en una tienda de vinos y licores. “Mi labor es tener siempre la tienda abastecida y llevarlos a domicilio lo cual es bueno porque te pagan propinas y haces más dinero adicional a tu sueldo”. Por su trabajo, contó que su sueldo base son 300$ semanales más propinas, por lo que su salario mensual suele superar los 2 mil dólares.

Por su parte, el TSU en Organización Empresarial no la ha tenido la misma suerte que Méndez en el tema laboral, por no poseer un número de Seguro Social, obligatorio para obtener un trabajo, colectar beneficios y recibir otros servicios del Gobierno estadounidense. El hospedaje y comida corre por la cuenta de un amigo que tiene en la ciudad y espera quedarse en Nueva York por el resto de su vida.

Diferencias

La respuesta sobre las diferencias que encontraban entre Venezuela y Estados Unidos fueron las más extensas, y en esto también coincidieron Vásquez y Méndez.

EEUU-Venezuela

“La inseguridad es algo que criticaba mucho en Venezuela, acá se siente muy bien poder usar mi teléfono en las calles y en los transportes públicos sin miedo a que me maten para quitármelo. El poder adquisitivo también era un problema, con un salario mínimo puedo comprar un buen TV en una semana, en Venezuela para comprar lo mismo con un salario mínimo, tendría que ahorrar mi salario de 4 o 5 meses”, dijo Rafael Vásquez.

La respuesta de Roberto Méndez también fue contundente, al destacar que en “Venezuela lastimosamente no me sentía a gusto, todos los días vivía con miedo a que me robaran, aquí camino a las 3:00 a.m. muy normal en las calles y sé que no me pasara nada. El metro trabaja 24hrs y siempre habrá gente en las calles (…) la gente dice que Nueva York es caro, pero la verdad es que no, Venezuela si es un país muy caro, donde un sueldo mínimo no te alcanza para nada. Con mi sueldo de aquí me alcanza para todo, pago alquiler de casa, hago mercado, pago renta del teléfono, tarjeta de viaje del metro, lo cual suma 650$ ya lo demás me queda de ahorros”.

A pesar de lo difícil que se les ha hecho vivir en el exterior por extrañar a sus familiares y amigos, los dos están comprometidos con su futuro y sus ideales.

Los dos venezolanos que ahora se encuentran en Nueva York recibieron el apoyo de sus familiares, argumentando, que “al principio tenían el temor de irme solo”, contó Méndez, “pro ellos sabían que era lo mejor para mi y mi gran deseo de irme. Actualmente están felices de saber que me va bien aquí y en un futuro podré ayudarlos a que vengan a visitarme”.

Con Vásquez pasó lo mismo, sus familiares los apoyaron. “De hecho mi familia me pedía que por mi bien me fuera del país, y yo no quería. Ahora que lo hice, no me arrepiento de haber tomado esta decisión”, expresó.

El cupo de tres mil dólares que por un tiempo le sirvió de colchón para poder mantenerse en Nueva York y hoy se rebuscan entre las posibilidades que le ofrece la ciudad que nunca duerme para poder fijar allí su futuro.

Recomendación

Para los que desean irse como Vásquez y Méndez, ellos recomendaron “Que no lo piensen mucho, que actúen. Desde hace años he soñado con emigrar, pero eran solo sueños, nunca me imaginé que lo haría”, mientras que otro sumó que hace falta tener confianza en uno mismo para poder tomar la decisión de mudarse al extranjero. A juicio de Méndez, al pisar tierra ajena lo mejor es “dejar el miedo a un lado, tener seguridad de que todo saldrá bien y siempre pensar en positivo”. Trabajo publicado en la tercera edición de #EPDK.