Nacer en una familia disfuncional es difícil, pero la decisión más inteligente sería no seguir esos pasos y tomar sus malas decisiones como lecciones para prosperar en la vida. Los protagonistas de Los nietos de la revolución cubana, algunos, no todos, lo han hecho. Se han deslindado de la revolución en la que han nacido, pero de la que no han podido salir a pesar de los esfuerzos y de las circunstancias políticas, y económicas por las que atraviesa el país.

Esta familia que nos muestra Carlos Alberto Montaner, a través de su documental, nos grita a viva voz y con todos sus matices, los grandes problemas que sufren los cubanos a la hora de despertar, desayunar, salir a trabajar y volver a casa. En este trabajo audiovisual, el culto a los líderes del Castrismo, Fidel y Raúl, no existe entre las voces del repaso a una dictadura que lleva más de cinco décadas y que dura alrededor de una hora.

Los dos hombres que mencioné anteriormente, son queridos por muchos, pero durante más de 50 años se han encargado de empobrecer, día tras día, el sentido crítico de su población y empobrecerlos cada vez más, para que cuando sean otorgados los pocos beneficios que ofrecen a la población, sean exaltados como el mismísimo Jesucristo cuando, según la biblia, multiplicó el pan y el vino para los apósteles.

Este trabajo de investigación muestra que el discurso libre sí existe en Cuba, a pesar de que muchos extranjeros crean que toda la población solo obedece al octogenario. Muchos de los que se han expresado en contra, han sido callados en ocasiones, ocasiones que resurgen a pesar de las arremetidas contra la revolución que tanto quiere y cuida la República Bolivariana de Venezuela.

Blogueros y artistas son parte de los visionarios del material audiovisual. Quieren progreso y bienestar para su población. Su deseo lo expresan a través de sus conocimientos periodísticos y artísticos. Esta estrategia ha servido como foco hacía el mundo para saber lo que sucede en la Isla y el trabajo de Montaner ha sido publicado en diferentes canales de Youtube como CubaWifi en la que ha registrado más de 104 mil visitas en dos años.

Las anécdotas contadas en el documental que dura más de una hora, forman parte de un discurso pesado, oscuro y quizá muy tormentoso para las personas que residan en países donde la democracia es el pilar fundamental de sus naciones y el bienestar socioeconómico es cuidado con inteligente por el Estado para el beneficio de todos sus habitantes.

Lo que hizo Montaner alarma. Los nietos hablan y nadie sabe si los bisnietos de la revolución seguirán siendo grabados por periodistas o curiosos interesados por la vida cubana con el Castrismo al poder. Fidel Castro tiene 87 y Raúl 82. Apuesto a que muchos de ustedes no quieren que se cumpla el famoso refrán de, hierba, o hierbas en este caso, nunca mueren, pero la realidad en la isla también tiene a cubanos felices, los que aparecen en el documental, pueden que sean llamados apátridas o majunches, como le dicen los rojos de Venezuela a la oposición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *