sábado, agosto 13Novedades sobre Comunicación, Marketing Digital y Política

Luis Oliveros: venezolanos viven una “locura cambiaria” con la solicitud y asignación de dólares

La providencia N° 011, emitida por el Centro de Comercio Exterior (Cencoex) que publicó la Gaceta Oficial N° 40.636 hizo tanto ruido como el decreto que firmó el presidente Barack Obama, debido a que millones de venezolanos en el país están ahora solicitando una tarjeta de crédito en la banca pública, pues la privada ya no podrá tramitar cupos electrónicos ni viajeros.

Los puntos más importantes de esta providencia son que el monto autorizado para viajar a cualquier estado de Estados Unidos quedó a $700, cantidad que solo estaba asignada para Florida. Los viajes con destino a África, Asia, Europa y Oceanía, de $1000 a $2000, dependiendo de la cantidad de días y para Canadá, Chile, El Salvador, Guatemala Honduras, países Alba y Mercosur de 700 a $1500. Mientras que si planificas un viaje para Aruba, Belice, Colombia, Costa Rica, Curazao, Guyana, México, Panamá, Perú y Suniram, el Gobierno mantendrá la asignación de $300 a $700.

Otro punto importante es la eliminación de dólares en efectivo para adultos. Cencoex solo otorgará divisas a menores de edad por un total de $300 y el cupo electrónico lo mantuvieron en $300 por año.

«Creo que el presidente se equivocó»

Pero horas después de haber sido publicada esta providencia, el presidente de la República, Nicolás Maduro, anunció que el Banco de Venezuela, no se acoplaría a las nuevas indicaciones de Cencoex y que sería el único en tramitar el cupo viajero antiguo, es decir, un máximo de $2500 para cualquier estado de Estados Unidos, exceptuando Florida, y $3000 para cualquier país de África, Asia, Europa u Oceanía.

“Todo el que tenga su tarjeta del Banco de Venezuela se le restablecen los beneficios que tenían antes de la providencia”, fueron las palabras de Maduro el 15 de abril durante su programa En contacto con Maduro.

Sobre este tema, aún existen dudas, debido a que Cencoex cuando modificó el artículo que señalaba el uso del cupo electrónico por partes, no sumó las palabras del presidente Nicolás Maduro.

“Hasta ahora no ha salido la Gaceta Oficial que confirme lo que dijo Maduro y en el Banco de Venezuela se habla que a la gente le han aprobado su cupo de viaje con las nuevas reglas. Creo que el presidente se equivocó haciendo ese señalamiento”, respondió el economista Luis Oliveros a un formulario exclusivo de #EPDK.

El cambio, según Oliveros, surge para que los viajeros tengan dificultades con la utilización del cupo viajero y el de internet. También reconoce la perdida de ingreso que ahora sufrirá la banca privada, pero rescata que ahora tendrán “tranquilidad en sus agencias y exposición financiera al no tener que estar poniendo de sus dólares para financiar los viajes de sus clientes y luego esperar que el gobierno le pague”.

“Creo que en silencio la banca privada está muy contenta con la decisión”, agregó el economista.

Sobre la tramitación del cupo viajero y electrónico solo por la banca pública, Oliveros descartó que se haya tomado porque la banca pública tenga escasez de liquidez en bolívares, “al contrario, es la que mejor está en ese aspecto”, expresó.

«Una gran estupidez»

El diario El Universal publicó el 27 de abril que la fiscal general de la República, Luis Ortega Díaz, imputaba, a través del Ministerio Público, a 856 personas «por defraudar a la nación con el uso de las consumos con tarjeta de crédito durante viajes al exterior». En la publicación, se lee que el supuesto fraude al país suma la cifra de 8 millones de dólares. Del total de imputados, 656 fueron acusados formalmente, 291 admitieron los hechos y actualmente están condenados y los restantes recibieron condena en juicio oral y público.

“Para el Gobierno sería muy fácil investigar a estos individuos, pero en mi opinión es una gran estupidez (…) mejor centrarse en las empresas, si es que de verdad quiere investigar”, precisó el profesional.

Oliveros opinó que “este Gobierno y el anterior han sido expertos en culpar a otros de sus desacertadas políticas económicas», argumentando que «la crisis cambiaria que vivimos en Venezuela es totalmente culpa de esos gobiernos”.

Petición

El economista pidió a los venezolanos que se pregunten: ¿me beneficia el control de cambio?, ¿por qué hace un año el Gobierno me vendió dólares a Bs. 50 por Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad II) y hoy me los quiere vender a casi Bs. 200 por el el Sistema Marginal de Divisas (Simadi)?”. Afirmó que por estas razones, en Venezuela se “vive una locura cambiaria”.

Cabe destacar que el Simadi comenzó a una tasa de Bs. 170 por dólar en febrero del presente año y cerró el mes de abril en Bs. 197,62 por dólar, mientras que el paralelo se vendió en marzo a Bs. 222, en abril a Bs. 245,91 y para el cierre de esta edición se cotizó a Bs. 279.22, una diferencia muy poca (Bs. 82), con respecto a los dólares que vende el Gobierno, tomando en cuenta que tanto el presidente de la República como  los funcionarios que se encargan de las finanzas del país, desean eliminar el mercado negro.

Precio del dolar paralelo: Bs. 501.21 (05 de julio 2015)

Si devolvemos la película a 2014, la carta del exministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, titulada: Testimonio y responsabilidad ante la historia, constata el grave problema económico, porque “la presidencia no transmite liderazgo».

Venezolanos
«Me siento orgulloso del gobierno de calle y de todo el esfuerzo que hice para conseguir recursos para invertirlos en el pueblo”, dijo Nicolás Maduro con referencia a la carta de Giordani / Foto: Reuters

El texto, publicado en Aporrea, también señala que Nicolás Maduro otorgaba “recursos masivos a todos quienes le solicitan sin un programa fiscal encuadrado en una planificación socialista que le dé consistencia a las actividades solicitantes». Estos recursos, según Giordani, fueron entregados durante las campañas del Gobierno de Calle.

El exministro agregó que «la suma de estos gastos no se ha presentado como un todo, salvo la necesidad de que la Asamblea Nacional aprobara una maciza ampliación del presupuesto público” y no se tomó en cuenta reducir los gastos públicos y la corrección de derroches y corrupciones.

Meses después, Giordani volvió a generar titulares para decir en febrero que Venezuela es casi «el hazme reír de América Latina» en materia política y económica, argumentando que el Gobierno de Maduro ya no puede mantener su sistema.

Por tal motivo, Oliveros aseveró que él no podría estar al frente de un instituto como Cencoex. “Primero porque no creo en los controles de cambio y segundo porque detesto la corrupción y todos sabemos que en ese organismo ocurren muchas cosas no precisamente buenas para el país”, agregó.

“En Venezuela deberíamos no estar protestando por el cupo de viajero o acudiendo al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para que lo vuelvan a subir, sino deberíamos estar exigiendo libertad económica”, recomendó el economista.

Lo que sí haría el economista Luis Oliveros, teniendo un cargo importante en las instituciones financieras del país, sería, a través del TSJ, “investigar los criterios de asignación de divisas, comprobaría con el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat) y las aduanas a qué empresa se le dio dólares y qué fue lo que realmente trajo”.

Además, “estaría realizándole auditorias a las empresas y revisando la actuación del personal que tomaba decisiones en Cencoex”, así como interpelar al exministro Jorge Giordani “por esas denuncias (en la carta de Aporrea) y su negligencia en ese tema, al igual que todos los ministros de finanzas que estuvieron desde que nació Cadivi y ahora Cencoex”.

Raspacupos

Sobre el tema de los raspacupos, Oliveros destacó que «son una consecuencia natural al desastre cambiario que tenemos en Venezuela«. La cantidad de viajes al exterior que se generan en el país para realizar esta actividad, que ahora investiga el Gobierno para imputarlos, es de «gran incentivo», según el economista, porque «comprar dólares a Bs. 12 y venderlos a Bs. 280, es una actividad más lucrativa que la (venta de) droga y con un riesgo infinitamente inferior».

Luis Oliveros
Foto: Referencia

Es decir, que si un ciudadano viaja al exterior con un cupo de $2.500 y pudo raspar la mitad, al regresar a Venezuela, podrá venderlos en el mercado negro y obtener un total de 350 mil bolívares, 320 mil bolívares más de lo que pagó por del cupo viajero en el país (Bs. 30 mil). Sin embargo, este mecanismo es condenado por la justicia venezolana.

«Ese problema se solucionaría con el desmontaje del control de cambio y la unificación de la tasa de cambio», sentenció Oliveros, a la vez que se preguntó, «¿por qué raspar el cupo es malo?, ¿dónde está la maldad de la acción? Raspar cupos sirve para hacer dinero por quien lo hace».

En la actualidad, esta actividad para obtener más bolívares en Venezuela se ha vuelto muy conocido y la cantidad de imputados por el Ministerio Público lo demuestran, pero con la reducción del cupo viajero, muchos aseguran que no podrán seguir raspando cupos en el exterior, debido a que los «gastos superarán las ganancias» del viaje (boleto de avión, hospedaje y demás gastos). Nota publicada en la cuarta edición de #EPDK.