Ricky Martín, Neil Patrick Harris y Elton John son algunas de las celebridades que les han dicho a sus seguidores que son padres gracias al vientre subrogado, un método muy común para homosexuales que han cumplido el sueño de miles de hombres en el mundo para ser padres, famosos y no famosos, como es el caso del Comunicador Social, Jhonnie Griffin y el estadista, Antonio Torrealba, ambos venezolanos residenciados en Estados Unidos, que ahora son padres de trillizos.

kgperiodista-3
Como en Venezuela es ilegal la unión entre personas del mismo sexo, Jhonnie Griffin y Antonio Torrealba, se casaron en la ciudad de Nueva York el pasado 25 de junio de 2014. Cortesía: @JhonnieGriffin

Este procedimiento también es común entre parejas heterosexuales con esterilidad o con abortos continuos que impiden la concepción de un hijo por la vía natural. Sin embargo, esta publicación destacará una entrevista en exclusiva con uno de los padres de Ludovico, Alfonsina y Octavio, quien a través de un formulario de preguntas vía correo electrónico desde Venezuela-Estados Unidos, ha respondido muy cordialmente Jhonnie Griffin para dar a conocer la historia que el mismo Google ha catalogado, gracias a las publicaciones de muchos medios de comunicación en Estados Unidos, como “padres gay famosos”.

¿Cómo lo hacen?

Una de las preguntas que más se hace Griffin es: ¿cómo lo hacemos? Porque su ritmo de vida ha cambiado desde que sus trillizos llegaron a su vida y no han dejado atrás sus trabajos en el mercado de las redes sociales y el marketing. “Básicamente nos dividimos el trabajo dependiendo de las prioridades”, agregó.

kgperiodista-2
Cortesía: @JhonnieGriffin

Pero así como se pregunta cómo lo han hecho, también ha respondido otras preguntas y no hechas por él mismo, porque luego de haberse viralizado una entrevista que le concedieron a Telemundo, a través del programa Un nuevo día, la cantidad de preguntas sobre el vientre en alquiler y cómo lograr lo que han hecho como padres, ha sido una constante en sus vidas.

“Ha sido muy lindo poder contar nuestra historia al menos unas cientos de veces; no me canso de repetirla, nosotros la hicimos pública y para ese momento ni nos imaginábamos lo que sería”, dijo Griffin. Además, destacó que  a través de las redes sociales han recibido mucho apoyo y le han pedido ayuda sobre casos de intolerancia, irrespeto y homofobia.

¿Quién es el legal?

Uno de los dos firmó como el padre legal de los trillizos. El otro, por el retraso entre las solicitudes que ha hecho la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales y personas Transgénero (LGBT) en Venezuela, no pudo hacerlo. Es decir, si ambos vivieran en Venezuela y tuvieran que comprar productos para sus bebés, como leche o pañales, solo uno podría hacerlo, debido a que en la Partida de Nacimiento, documento que exigen en mercados y farmacias para vender estos productos, solo señalaría a uno de los dos como el representante legal.

“Hoy día en Venezuela se irrespeta el derecho a la vida; no se logra abastecer de comida a un pueblo hambriento gracias a la corrupción… e imagínate qué quedará para nuestra minoría GLBTI sobre los temas legales de subrogación, que además no sólo nos involucra a los gays”, escribió Griffin a una de las preguntas sobre la formalidad de su caso.

Sobre lo ocurrido en Orlando, García expresó el siguiente mensaje: "Los invito a cambiar el mundo juntos. Yo, junto a mi familia, y tú, desde cualquier lugar donde te encuentres. Nuestras acciones son la semilla de un mundo mejor. No se trata de rezar, sino de tomar consciencia y acción; ser la causa de un buen efecto". Cortesía: @atorreal
Sobre lo ocurrido en Orlando, Griffin expresó el siguiente mensaje: “Los invito a cambiar el mundo juntos. Yo, junto a mi familia, y tú, desde cualquier lugar donde te encuentres. Nuestras acciones son la semilla de un mundo mejor. No se trata de rezar, sino de tomar consciencia y acción; ser la causa de un buen efecto”. Cortesía: @atorreal

Asimismo, expresa a viva voz que sueñan con un “cambio” en Venezuela, porque no se imagina viviendo en el país con los titulares que se generan a diario debido a la escasez de alimentos, medicinas y los altos índices de delincuencia.

“Mi país hoy no se parece al que país donde nací y crecí. En este momento se me vienen a la cabeza tantas imágenes feas que no podría imaginármelo”, expresó.

En muchos países de América, incluyendo Venezuela, el Día del Padre parece un día de mucha testosterona + cerveza + masculinidad y machismo en su máxima expresión. ¿Cómo han celebrado ustedes este día y qué tienen preparado para este domingo?

Realmente normal, como cualquier otro día de festejar, lo celebramos junto a nuestros amigos y familiares.

Hace días, se celebró la primera unión en concubinato entre dos mujeres en Venezuela. Una transgénero y una lesbiana (que está embarazada). Ambas tienen una historia similar a la de ustedes. Serán una pareja de la comunidad LGTBI con un hijo, y en su caso, tres. Sin embargo, en una publicación que hice, citan versículos de la Biblia como muro para criticar este tipo de uniones y para generar repudio. ¿Cuál es tu opinión sobre la unión de estas dos mujeres y las citas que hacen personas de la Biblia en contra de los homosexuales sin tomar en cuenta el porqué personas como ustedes deciden lo que han hecho?

Me parece hermoso que las personas quieran sentirse plenas y si el matrimonio las hace más felices, en Venezuela o en cualquier parte del mundo debe existir la misma posibilidad para hacerlo. No existe una convicción, filosofía, creencia o religión que nos incite al odio, a la guerra, al irrespeto; a la intolerancia y que pueda considerarse sana.

Lee aquí la historia de Franccesca y Erminda

Podemos vivir en un mundo distinto, de dar y compartir, de verdadero amor al prójimo, ese que es incondicional, y que algunas veces te saca de tu zona de confort. Estos días han sido oscuros y tristes, pero tú y yo somos capaces de cambiar el mundo. Juntos podemos transformar la oscuridad en luz, una luz que nos ilumine a todos.

¿Qué dice su familia?

En Venezuela aún no es muy común escuchar historias sobre el alquiler de vientres para tener hijos entre parejas homosexuales como lo han hecho las parejas heterosexuales. Sin embargo, hay mucha desinformación y esto lo ha comprobado tanto Jhonnie como Antonio por la cantidad de preguntas que han recibido.

kgperiodista-4
Cortesía: @Trillipack

Pero así como han recibido preguntas, también han recibido apoyo de sus padres, quienes desde un principio estuvieron felices al saber que serían abuelos y de tres criaturas que hoy las pueden ver por Twitter, Facebok e Instagram.

“El apoyo de nuestros padres ha hecho que seamos más seguros de nosotros mismos, lo que se traduce en un mejor estilo de vida y voceros de ella como ejemplo de que si se puede”, destacó el comunicador social.

Tres preguntas para finalizar:

¿Qué recomendación les das a los jóvenes que quieren decirles a sus padres que son homosexuales para no crear falsas expectativas, pero que tienen miedo al rechazo y a la forma en la que respondan sus padres?

La mejor forma de vivir feliz es siendo sincero, con eso no estás haciéndole daño a nadie.

¿Qué quieren para la comunidad LGTB?

Seguridad, respeto, tolerancia e igualdad.

¿Qué quieren para sus hijos?

Es un cliché pero definitivamente un mundo lleno de mejores personas.

Datos:

Para 2014, el diario Panorama (Zulia) publicó un reportaje sobre las mujeres que prestan su vientre en alquiler y los costos que para ese entonces solicitaban, desacatan los casos de una mujer maracucha, llamada María Alcira, quien dio a luz a dos bebes por un pago de Bs. 450, mientras que Sonia, una médico veterinario de Falcón, recibió una oferta mucho más jugosa por una pareja norteamericana.

Según relato para el medio: “Firmé un acuerdo con ellos, que en realidad es solo un papel sin validez porque en este país eso no cuenta, así que el acuerdo fue más de palabra. Mensualmente me pagaron 1.700 dólares y al entregar al recién nacido, luego de una cesárea, me cancelaron 10 mil más”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *