Fui espectador de una dictadura de pocas horas

A más de nueve meses de protestas en varias ciudades del país, hoy les cuento lo que fue un gran acontecimiento en el municipio Diego Bautista Urbaneja (Lechería) y una gran molestia para el gobernador Aristóbulo Istúriz, quien calificó este episodio en Anzoátegui como una “guarimba”. El jueves 13 de marzo de 2014 Lechería recibió a uno de los periodistas extranjeros más queridos por los venezolanos y al preguntarles ¿por qué?, la mayoría respondió que: “por apoyar” cubriendo lo que ocurre en el país.

IMG-20140314-WA0014kevin

Sin embargo, muchos olvidan que ese “apoyo” es solo trabajo, responsabilidad y compromiso por parte del periodista, pero como les estoy hablando de la visita que hizo Fernando Del Rincón, quien allí fue observado como una ayuda al prójimo en dar a conocer que decenas de estudiantes en la zona metropolitana de Anzoátegui habían sido detenidos y golpeados por funcionarios de diversos cuerpos de seguridad, entre los más notables: la Policía Nacional Bolivariana y la del estado Anzoátegui (Polianzoátegui).

#HastaQueCNNNosVean tuiteó un grupo de ciudadanos el pasado 4 de marzo mencionando a @fdelrinconCNN desde la plaza de Puerto Príncipe, ubicada en Lechería, estado Anzoátegui. Ese mismo día, el conductor de Conclusiones transmitido por CNN en Español los vio, a través de varias fotografías en Twitter y los saludó, destacando que sabía lo que allí ocurría.

Nueve días después, Fernando del Rincón los vio, habló con ellos y transmitió su programa en vivo, desde el mismo lugar donde días anteriores se habían reunido decenas de personas en una iniciativa llamada Debate de Calle. Esta actividad protagonizada por el periodista José Gabriel Fuentes también se repitió con la compañía del periodista mexicano, quien entrevistó a la abogada Florys Gonzáles sobre el caso de los detenidos en Porlamar, Nueva Esparta, por protestar en los alrededores del hotel Venetur.

“Los invito a que esperen un momento, saquemos conclusiones y veamos el programa juntos”, dijo el periodista con su mexicano bien neto a los asistentes que pudieron haber sobrepasado la cantidad de cuatro mil personas. Quienes se encontraban allí no solo eran de Lechería, también habían personas de Barcelona, Puerto La Cruz, Puerto Píritu y hasta de Cumana, estado Sucre.

Fernando del Rincón no tiene nada que envidiarle a Romeo Santos o a Maluma

Antes de que la transmisión comenzara en vivo a las 9:30 pm, tengo que contarles que el periodista llegó a la plaza Puerto Príncipe alrededor de las 3:30 p.m. junto su equipo de producción, liderado por Sasha Ackerman, exreportera de Globovisión en la fuente electoral.

cats

Desde esa hora a través de PIN y WhatsApp comenzaron a informar que del Rincón ya estaba en la plaza y poco a poco fue llenándose de niños, jóvenes y adultos. Horas después, se congregó desde el distribuidor Fabricio Ojeda de Barcelona, una marcha con cientos de estudiantes quienes desde las 12:00 p.m. pedían libertad, democracia, abastecimiento, seguridad y “la salida” para acabar con la “dictadura” de la Revolución Bolivariana, hoy liderado por Nicolás Maduro.

Ese centenar de personas al llegar llenaron los espacios de la plaza en un municipio donde la mayoría de sus habitantes son opositores al actual Gobierno. Ese mismo espacio por momentos se convirtió en una especie de escenario de algún artista como Romeo Santos o Maelo Ruíz, por nombrar a algunos muy gritados por sus fanáticas en Venezuela.

Esa algarabía que solemos ver en presentaciones musicales pasó allí, en una plaza donde estaba por comenzar un programa con temas de interés nacional y sumamente delicados… Es entonces cuando devuelvo la película y me acuerdo de un grupo de mujeres que gritaban, “¡Fernando, Fernando, voltea!”, mientras este se ocupaba de que el set de grabación estuviese perfecto, horas antes de comenzar Conclusiones, pero lo mejor de todo fue que ciertamente volteó, pero para pedir que lo dejaran hacer su trabajo.

cats

Quienes gritaban, también comentaban entre ellas, unas decían que querían casarse con él, mientras que otras afirmaban que es “lo más bello” que han visto en sus vidas.

Por mi mente pasó la pregunta de por qué se dirigieron al lugar, pero sus susurros me hicieron el trabajo fácil. No hizo falta acercarme al lugar para oír una realidad que estaba viva y estuvo viva hasta que Fernando del Rincón abandonó la plaza de Puerto Príncipe.

Apartando el fanatismo de las mujeres que estaban allí presentes por el periodista, los más jóvenes no se apartaron de la idea de estar en un concierto de los dos artistas que mencioné anteriormente. Estos sonreían, gritaban y saludaban, como cualquier fan en plena grabación del DVD de un concierto cuando las cámaras los enfocan.

La segunda pregunta llegó a mi mente estando al frente de esa gran masa de personas, dentro del perímetro de seguridad del espacio cubierto para la transmisión de Conclusiones, cubriendo lo fue un gran acontecimiento en las redes sociales ese día en Lechería y tomándole fotografías a Fernando del Rincón por petición de una de las mujeres que tenía atrás, ella aseguraba que por estar muy cerca quedaría mejor y poco le importó que estuviese trabajando, pero el caso es que la segunda pregunta fue: ¿Cuánto ha durado la tan nombrada “dictadura”?

Siempre existirá un mejor título ante una buena historia

Cuando el reloj marcó las 9:30 p.m. el programa comenzó. La catarsis envolvió a todos los asistentes y olvidaron sus reclamos. Es decir, el debastecimiento, la inseguridad y la dictadura que ellos tanto reclaman que se acabe. El clima era de celebración ante entrevistas de una dirigente estudiantil reclamando derechos constitucionales y un profesor de la Universidad Santa María, núcleo Oriente contando cómo fue agredido por funcionarios de Polianzoátegui.

Cortesía de Alternoriente.com
Cortesía de Alternoriente.com

Antes de colocarle el título que posee esta crónica pensé en otros, pero como ese, mil y un títulos serían perfectos para contar lo que allí ocurrió. Apuesto que no soy el único que quedó sorprendido con el fervor que existió esa noche. La palabra “farandi” si hubiese sido tuiteada como fue comentada en el lugar, seguro fuese superado la etiqueta #ConcluLechería, la cual fue difundida por Del Rincón en vivo desde la plaza de Puerto Príncipe.

La “dictadura” para quienes se quejaron ese día solo duró un par de horas en el distribuidor Fabricio Ojeda, pero esa prioridad que tanto desean muchos que sea resulta por el Ejecutivo Nacional o que salga para que otro las solucione fue postergada y sigue teniendo como una especie de horario.

***

El venezolano siempre se ha caracterizado como “bochinchero”, pero de alguna u otra manera, esa palabra se ha convertido para muchos como un síntoma de “bipolaridad realoaded”, aunque de parecido solo tengan que se escriba con “b”. Hoy estoy bien, en un rato mal, luego me quejo, después se me pasa. Las quejas solo están disponibles en algunos momentos. En una hora en específico.

En criollo, la llegada de Fernando del Rincón fue un “parao” de dictadura para quienes vieron sus seductores ojos
En criollo, la llegada de Fernando del Rincón fue un “parao” de dictadura para quienes vieron sus seductores ojos

Después que el conductor de Conclusiones se fue y los asistentes marcharon se a sus casas, quizá ahí volvió la “dictadura”, por unas cuantas horas, para luego olvidar lo que destacan como prioridad en otra actividad como la del Debate de Calle con el periodista de la cadena CNN en Español.

Fernando del Rincón se fue preocupado al encontrar lo que realmente ocurre en Venezuela: “un círculo vicioso”, refiriéndose a que ambos sectores, oposición y gobierno, se culpan entre sí y afirman tener la razón, dando entender que si no se ponen de acuerdo seguirán siendo espectadores de una dictadura de pocas horas.

Lee aquí mi entrevista exclusiva a Fernando Del Rincón (junio 2015)

One thought on “Fui espectador de una dictadura de pocas horas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *