En Venezuela hace falta una “interview” al estilo Dave Skylark

¿Cuántos de los periodistas de este país y del mundo quieren informar y tener en sus programas, blogs y demás espacios informativos, alguna declaración que los demás medios de comunicación repliquen, que la sociedad civil agradezca y que el camino en el que iban caminando todos, ofrezca ahora una nueva vertiente para un  mejor futuro?

Hoy les hablaré sobre el “James Franco´s  dream”, el sueño del que muchos profesionales de la comunicación quieren llevar a cabo.

The interview

Lo que parecía ser una pesadilla para Seth Rogen y Evan Goldberg, los directores de The Interview (La entrevista), ahora se ha convertido en un alivio al registrar, en las taquillas de Estados Unidos, casi un millón de dólares durante el primer día de su estreno en más de 300 cines independientes (de los dos mil 500 que iban a transmitirla el 24 de diciembre), según información publicada en el sitio digital de CNN Expansión.

Y para quienes desean seguir aportando verdes a esta producción, tienen otras opciones a parte de las de asistir a un cine gringo, está: Google Play, Youtube Movie, Theinterview-movie.com y páginas que ofrecen la descarga y visualización de la cinta de manera ilegal. Un dato publicado en elcolombiano.com, indica que para el día de Navidad, The Interview logró 750 mil descargas piratas en diferentes portales de internet.

Sin embargo, esta nota no tiene como objetivo destacar o menospreciar la recaudación monetaria e la película ni el trabajo de James Franco y Seth Rogen como los protagonistas de esta cinta, sino para hablarles de la pesadilla que se ha convertido informar y ofrecer declaraciones contundentes en Latinoamérica y el mundo. En el caso de Venezuela, un éxito como el de la recaudación de casi un millón de dólares, luego de una posible cancelación de la película, no caería mal.

¿Se imaginan un nuevo dato sobre la muerte del expresidente Hugo Chávez o conocer el destino de los 20 mil millones de dólares que Cadivi perdió sin darse cuenta?

La clave

La hora y 52 minutos que nos ofrece The Interview es un bocado de realidad y libertad. ¿A cuántos periodistas han manipulado, comprado y asombrado con regalos y una personalidad falsa? Esta cinta es ficción, a pesar de que muchos les hubiese gustado que fuera realidad, tal y como lo dejó asomar el presidente Barack Obama en querer ver la película y calificar su posible cancelación -cuando aún no se planeaba estrenarla- como un “error”, mostrando de esa manera un toque de morbosidad y ganas de ver cómo el plan de asesinar al líder norcoreano Kim Jong-Un se lograba por parte de Franco y Rogen.

Foto: NBC News
Foto: NBC News

The Interview es en resumen un chiste americano. Comienza con una declaración polémica por parte de Eminem, se desarrolla con la visita de los protagonistas a Corea del Norte y termina al mejor estilo de Firework de Katy Perry. Esta cinta a pesar de que aún no tiene fecha de estreno en Venezuela, me regala la ilusión de querer compartir con un líder como Kim Jong-Un, aunque no sea de mi grado, para pasearme por su vida y luego sentarnos en un estudio de grabación para hacerle un par de preguntas.

“¿Por qué apoyar un sistema de Gobierno que no es exitoso, por qué copiar las políticas de Venezuela cuando hoy vemos que es el peor país para hacer negocios y el más inseguro de la región?”, sería una de las tantas preguntas que le haría a cualquier presidente de nuestro sur. No menciono las que le haría a Kim Jong-Un, porque en la película podrán escuchar unas muy buenas por parte de Skylark.

La cita: “Esta fue una revolución iniciada con preguntas que llevaron a un hombre, una vez venerado como un Dios entre mortales, a llorar y cagarse”, es para mí la mejor frase de Dave Skylark (James Franco) cuando en la película, presenta el libro que tanto quiso, para dar a conocer los detalles de la entrevista que acabó con la muerte de Kim.

cats
Imagen: Captura de la película

Y es que con profesionales apegados a la ética del periodismo y con los aportes adquiridos en la academia, ninguno de los periodistas del mundo se dejarían asombrar por lujosos carros, mujeres y perritos para sesgar una verdad inequívoca. Nosotros, como servidores públicos, debemos convertirnos en el vehículo que le dé la oportunidad al ciudadano común a tomar una decisión ante cualquier situación. Darle argumento y lógica es la misión.

Así que… ¿Qué nos está pasando periodistas?

PD: James Franco, Seth Rogen y Diana Bang, los necesito para que dicten un taller de periodismo aunque no los sean. Les prometo que no será avalado por el Colegio Nacional de Periodistas. Saludos desde la República Bolivariana de Venezuela.

Los odio porque no son la mayoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *