viernes, agosto 12Novedades sobre Comunicación, Marketing Digital y Política

Crisis echa raíces en la psiquis de los venezolanos

En las colas para comprar alimentos se ha vuelto constante el tema sobre la inseguridad y la crisis socioeconómica del país. “Ni en la cuarta se veía esto”, es una frase repetida por las cifras de homicidios, fugas de cerebro y escasez, que ha desnudado al gobierno de Nicolás Maduro por su dogma comunista.

Sin embargo, poco se habla sobre las consecuencias de la crisis en la psiquis (conciencia) de los venezolanos, capaz de adaptarse al ambiente y al entorno en el que se desarrollan los ciudadanos. Es por ello que la Red de Apoyo Psicológico y  la Federación de Psicólogos de Venezuela, emitieron un pronunciamiento en marzo de 2015 sobre el impacto psicosocial que podría estar afectando a todos los sectores del país.

“No hay venezolano que no se escape de la crisis”, dijo la psicóloga social y política, María Teresa Urreiztieta. Precisó que el sector más vulnerable de esta crisis son los pobres, porque “tradicionalmente están despojados de sus derechos fundamentales” y aunque se sienten perjudicados, como el resto de la sociedad, también han ocasionado problemas en la cotidianidad de las personas, por aprovecharse del desabastecimiento para obtener ingresos, a través del “bachaqueo” (contrabando interno y externo).

Por eso, la psicóloga, quien forma parte de la Red de Apoyo de Psicólogos, aseguró que “la gente no es boba, la gente sabe que su vida está más comprometida y más vulnerable”, porque como se lee en el pronunciamiento, “todo ello incide en la salud física y psicológica de los ciudadanos”.

Descomposición – El gobierno ha mantenido un “silencio notorio” ante la descomposición social y el pronunciamiento que emitió la Red de Apoyo de Psicólogos y la Federación de Psicólogos de Venezuela, dejando a un lado el “agotamiento” de la mayoría, según Urreztieta.

Urreiztieta también dice que la frase “nadie hace nada” es la que más están expresando los venezolanos, debido a que “no tienen a quién acudir” para encontrar una solución. “La gente no tiene la garantía de que su situación de injusticia se arregle”, agregó la profesional, preocupada porque el Gobierno no se ha pronunciado con rectitud ante el deterioro de la situación nacional.

Hay miedo

La psicóloga dijo que los padecimientos que está generando la crisis es lo que más la alerta, porque el malestar social se ha profundizado con el miedo y la incertidumbre, generando que la población somatice la crisis con pesadillas nocturnas, ataques de pánico, insomnio, inseguridad, dolores de cabeza, cambios de comportamiento, temblores en las manos, ansiedad, incluyendo la bulimia y la anorexia, y estrés.

Foto publicada en http://bienestar.salud180.com/
Foto: bienestar.salud180

Sobre ese último síntoma, el psicólogo clínico y psicoterapeuta, Pablo Canelones, explicó que si alguien llega a padecer de estrés crónico, por hacer colas, no conseguir los productos que necesita, por inscribirse en una lista de enfermos crónicos o por ser víctima del hampa, puede generar “una serie de complicaciones que se manifiestan desde síntomas en la esfera psíquica hasta alteraciones en el cuerpo”, incluyendo enfermedades cardíacas y obesidad.

Pablo Canelones “desconoce  las intenciones del gobierno, pero lo que está ocurriendo se parece mucho a los experimentos desarrollados con animales de experimentación sometidos a altos niveles de estrés por privación de alimentos, agua y amenaza por depredadores, que generan altos niveles de estrés, aumento de la violencia entre iguales por la supervivencia, mayor deterioro de las condiciones de vida y finalmente una sensación de desamparo. Esto no es trasladable en forma directa a los humanos porque las personas cuentan con un nivel de racionalidad mayor, que le ayuda a interpretar la realidad, reconocer la secuencia de causas y consecuencias para ensayar soluciones individuales y colectivas a las situaciones planteadas y protegerse de quienes las propician.  

Por su parte, el sociólogo y director académico del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (Cedice), Trino Márquez, asegura que muchos venezolanos se han vuelto corruptos y maquiavélicos ante la crisis. Además, los compara con los ciudadanos de la extinta Unión Soviética, porque ante problemas como la escasez, ellos también le dieron espacio al “bachaqueo”, una actividad que califica como poco sana y carente de valores.

Para Márquez, esta situación responde a la mala administración de Nicolás Maduro en la presidencia y “un diseño consciente para destruir la República y eternizarse en el poder”. Explicó que “ningún país ha salido de una crisis por la vía dogmática del comunismo” y mucho menos si existe una “enorme ignorancia” en la sociedad.

En cuanto a las soluciones para encarar la crisis, un sector de la población ha optado por salir del país y otros tantos emprenden nuevos proyectos para batallar contra la inflación, pero la mayoría, según los expertos, espera un mesías, como lo hizo Hugo Chávez, cuando logró cautivar a millones de venezolanos en 1998 y a juicio de Márquez, esta es una idea ingenua porque las consecuencias que dejó el expresidente en el país, se están viviendo con profunda preocupación en la actualidad.

Por esta razón, la solución que apoyan los psicólogos, publicada en el pronunciamiento antes mencionado, es “evitar un lenguaje de guerra, de confrontación constante, de deshumanización del adversario y criminalización de la protesta ciudadana”. Además, de conocer las capacidades creativas de cada quien y enfrentar las adversidades, «sabiendo que lo que está en juego no es el triunfo de una u otra opción, sino la convivencia democrática y la paz de Venezuela».